Personajes,
visite-el-museo-de-alvaro-y-vea-818-ciclas
Yuliana Zuleta Villegas
yuliana.zuleta@qhubo.com

Del techo no colgaban lámparas, de las paredes no se desprendían repisas con adornos, sino bicicletas.

Con las manos puestas en 2 bicicletas nos recibió en agosto del año pasado, en su Fundación Museo Biciclásicas y Antiguas, Álvaro Ospina Gallego, coleccionista de caballitos de acero desde hace 25 años.

“Lo que busco con mi fundación es incentivar el uso de la bici, integrar a la familia, transformar la ciudad y ayudar al medio ambiente”.

¿Cómo llegó a tener 818 ciclas?

No siempre Álvaro vivió rodeado de bicis. En su niñez este gomoso de las 2 ruedas se trazó la meta de tener su propia colección, ya que de chico poco gozó de ellas. “Cuando tuve mi primera bicicleta fue por medio de mi mamá, a la cual le rogué mucho y me tocó hasta trabajar en la tienda de ella para poderla comprar. Esa bicicleta me la turnaba con mis hermanos de a media hora para montar, entonces casi nunca montaba y me fascinaba, por eso con este museo quiero que todas las personas que no podían montar en bici lo hagan hoy”.

Ese amor por este medio de transporte hizo que Álvaro se convirtiera en el primer colombiano en tener un museo de bicicletas.

“Gracias a mis 818 bicicletas, soy la persona que más de estos vehículos tiene en Colombia. Cuando fui a registrarme hace 6 años me dijeron que era la primera persona del país en constituir una fundación-museo de bicis”.

Comparte sus bicis

El hombre de 54 años, que desde hace 25 comenzó a colerccionar caballitos de acero, quiere que toda la gente lo visite y ruede con él.

“Todos los martes hacemos ciclopaseo. Llevamos 2 años y medio rodando. Las bicicletas se prestan sin ningún costo aquí en el negocio, lo único es que las personas las cuiden y que sean personas de buen corazón que no dañen las ciclas, ni mucho menos se las lleven. Todo lo hago de buena fe y nunca se las han llevado”, dijo Álvaro, durante la edición de Feria de Flores 2018, quien lleva 6 años con su fundación museo.

Reacciones

– “Al comienzo fue duro, pero luego me fui involucrando en el proyecto con mi esposo”, Marina Franco (esposa)

– “Gracias a la bicicleta recuperé la alegría en mi vida, ya que perdí una pierna y un brazo. La bicicleta es salud”, Albeiro Mejía (ayudante en la fundación)

Datos

-1898 es el año del que data la bicicleta más antigua que tiene Álvaro en su taller.

-100 bicicletas prestó Álvaro para la feria Al Ritmo de la Bicicleta, que se realizó en Medellín el pasado sábado 4 de agosto de 2018, de 3:00 p.m. a 8:00 p.m.

– Asista a la fundación museo Biciclásicas y Antiguas en Bello, ubicado en la calle 47 # 46-41. El horario es de 7:00 a.m. a 10:00 p.m. La entrada no tiene costo, aunque al ingreso encontrará dónde dejar un aporte voluntario para contribuir a conservar esta colección.

 

*Articulo publicado originalmente en agosto de 2018.

Compartir
shares