Cultura,

Siga la ruta gastronómica de Medellín y sus alrededores

ruta-gastronomica-de-medellin

Por Camila Duque

Como dice el adagio popular: entre gustos no hay disgustos y cada persona tendrá su favorito, pero los sitios que recomendamos en esta ruta gastronómica se han ganado un lugar en el imaginario colectivo de la ciudad como los mejores en sus respectivas categorías. ¿A cuántos ha ido?

Estos lugares no han ganado ningún concurso oficial, ni los han calificado expertos culinarios; pero tienen el mejor respaldo de todos: el voz a voz. Son lugares que  recomiendan los locales, los que salen del run run en la ciudad, de conversaciones con amigos o de reuniones familiares. En fin, los que hay que probar por lo menos una vez en la vida.

En el recorrido encontrará desde platos tradicionales que rescatan lo mejor de la variada cocina antioqueña, hasta comidas que, si bien no son originales de acá, se han convertido en típicas por el simple hecho de que hacen parte de la rutina de casi todos. Así, sin más preámbulo y con mapa en mano, los invitamos a que vayan y degusten lo más famoso de nuestra tierra.

Los tradicionales

El recorrido empieza en Mondongo’s, un restaurante de 45 años de tradición en comida típica, al que no le faltan las reuniones familiares los fines de semana. Aunque su punto en la Calle 70 no es el orginal, pues inicialmente estaba ubicado en San Juan, sí es el más antiguo de las tres sedes que tienen actualmente. Allí, claramente, la recomendación es probar el plato que le da su nombre, aunque los fríjoles también son famosos. Cualquiera de las dos porciones de mondongo, en tamaño regular o junior, viene acompañada de aguacate, banano, limón, ají, cilantro, arroz y arepa. Un clásico que no pasa de moda.

De ahí seguimos al sector de Guayabal, cerca de la Avenida 80, con los fríjoles de Maru Rico, recomendados por muchos lectores de El Colombiano. Este local, fundado en 1986, ofrece una carta variada con opciones que van desde los desayunos con arepa, huevo y calentao -pues abren desde las 8:00 a.m.-, hasta las parrillas o el pesacado. Sin embargo, por lo que son más reconocidos es por los fríjoles, ya sea en su presentación de típico antioqueño o en cazuela.

Para seguir en el ambiente de tradición, nos vamos para la loma de El Escobero, en Envigado, a La Fonda de Albeiro o Donde Albeiro, como es conocido. Se trata de un sitio tranquilo y campestre con vistas a las montañas y al valle, que tiene en oferta todos los platos típicos de la región, pero donde la estrella es, sin duda, el sancocho. Curiosamente, solo lo venden los fines de semana porque lo preparan en una olla grande sobre un fogón de leña exterior y, si no llegó temprano, no alcanzó. En el menú hay tres opciones: trifásico, con res, cerdo y pollo; y de una o dos carnes. Además viene acompañado de arroz, ensalada, aguacate, banano, arepa y guarapo o mazamorra.

Los indispensables 

En Antioquia, se come chicharrón. Es un hecho. Y uno de los más célebres está también en Envigado. No las hemos contado, pero a primera vista los chicharrones de La Gloria de Gloria sí parecen de 100 patas, como aseguran ellos. Las tiras de barriguero, que se desbordan del plato de la bandeja, son famosas en este local de Envigado que lleva 30 años de tradición y al que hay que venir con tiempo porque siempre hay gente. Aquí llegan comensales de todas partes de la ciudad y hasta de otros países buscando la famosa carne de cerdo y a su dueña, cuya hospitalidad también es de fama y va asociada a la experiencia. Además del chicharrón, venden todos los platos típicos antioqueños.

Más hacia el Sur, por el sector de La Doctora en Sabaneta, se encuentra Donde Estela, Picadas & Sazón, un restaurante reputado por vender la “auténcia picada paisa”, como aseguran. En el menú ofrecen una porción personal, aunque como la gracia de las picadas está en compartir, se puede pedir una hasta para diez personas. Esto significa mucho chicharrón, chorizo, morcilla, patacón, arepa y hogao. Además, en este agradable lugar campestre también se pueden probar todos los demás platos típicos de la región y carnes a la parrilla.

Finalmente, el recorrido acaba como la mayoría de las noches de fiesta en la ciudad (o como empiezan, también): con un perro caliente callejero. En esta categoría es más difícil mencionar a un solo lugar porque el alcance de la fama es más sectorial. En Envigado, son reconocidas Las Perras de San Marcos, cerca de la iglesia; en el Parque de El Poblado están Los Perrines; en Itagüí reinan Los Cebolludos; y en Laureles, los de la glorieta de Don Quijote. Hay cadenas también que han llevado sus creaciones por toda la ciudad como Los Perritos o Los Quesudos y que se han convertido en una parada indispensable para sus vecinos cuando de comer algo rápido se trata.

De esta manera termina la ruta gastronómica por Medellín y sus alrededores, ideal para recorrer durante esta Feria de las Flores, y con opciones para todos los momentos del día y para todos los gustos. Encuentre todos los lugares mencionados en este mapa.

Compartir
shares