La Feria,

Productos hechos en paz hacen florecer la resiliencia

productos-hechos-en-paz-hacen-florecer-la-resiliencia

Por Maria Paula Hernández

Hasta el 21 de agosto en Ciudad del Río estará abierta la feria con un espacio para promover la autonomía económica y la construcción de paz. 

Hace diez años la imagen habría sido difícil de predecir. Luces y colores adornan las casetas en que víctimas del conflicto armado, responsables en proceso de reincorporación, pospenados y jóvenes del sistema penal exponen sus emprendimientos con timbales sonando de fondo en el escenario Colombia de la Feria de las Flores. Podría parecer un sueño, pero es una realidad: cincuenta expositores conforman la feria Hecho en Paz, una iniciativa de la Secretaría de la No-Violencia que comprueba que la paz se construye con arte, apoyo institucional y trabajo colectivo, codo a codo.

El evento marca un hito porque los procesos de autonomía económica solían darse de manera separada, de un lado quienes estaban en reincorporación y de otro lado las víctimas, explica Juan Carlos Upegui, secretario de la No-Violencia. “Es la primera vez que estamos juntos para sacar adelante los emprendimientos y también un mensaje de reconciliación: la guerra nos separó, pero hoy en Medellín responsables y víctimas trabajan unidos por el desarrollo de sus proyectos y sus sueños”.

Entre las empresas que florecen con la Feria hay iniciativas de carpintería, soldadura, estampados, confecciones, orfebrería, macramé, marroquinería, jabones ecológicos, vestidos de baño, tejidos tradicionales y ancestrales, café, chocolate, miel, alimentos para mascotas, panadería y un taller de motocicletas. 

Se trata de productos elaborados, en gran parte, en territorios afectados por la guerra y que abren un nuevo camino para estas poblaciones. Es el caso de Curcumetto, iniciativa en la que participan 214 personas víctimas del conflicto armado del municipio de Bojayá. “Somos 114 indígenas y diez familias afro que hemos visto en la Cúrcuma una forma de transformar el territorio”, cuenta Edwin Allin Guardia, integrante de la colectividad.

La feria además se convierte en una exposición de las tradiciones agrícolas y artesanales de las regiones de nuestro país. Las mochilas de Guajira Princss, emprendimiento de Paola Epinayu Castro, son elaboradas con ténicas de tejido ancestral de hilo coral, propias de la comunidad Wayuu de La Guajira.

“Es un legado que se pasa de generación en generación, así que yo sabía hacerlo desde niña. Cuando me vi obligada a desplazarme llegué a una ciudad grande, con muchos miedos y sin estudios. Pensé, ¿qué tengo? Tengo mi cultura y mi arte, y comencé a elaborarlas”. La demanda fue creciendo y hoy, después de siete años, ya son 15 las mujeres que participan desde la comunidad indígena tejiendo también sombreros, mantas y manillas.

La gastronomía tradicional también es protagonista en la feria: dulces típicos antioqueños le dan sabor a la fiesta en el stand de Luz Merly Bonilla . “Aplaudo esta iniciativa y le tengo mucha fé. Hoy es mi primer día pero sé que voy a vender hasta el stand”. Su historia se remonta a hace 8 años, cuando tras ser desplazada de Cocorná se vio obligada además a dejar su trabajo en la ciudad para cuidar de sus dos hijos. 

“Mi abuela sabía hacer gelatina y le pedí que me enseñara”, cuenta esta emprendedora que ofrece también velitas, tamarindos, blanqueados, gelatina de leche en polvo, gelatina negra “y toda clase de dulces”.

La idea es que la presencia en la feria sea solo el inicio de un proyecto que perdure en el tiempo. Para esto, se ha creado la página web hechoenpaz.co, plataforma en la que los ciudadanos pueden encontrar el catálogo completo de empresas y unirse al programa en caso de pertenecer a estas poblaciones.

“Es la oportunidad de involucrarse con acciones concretas apoyando un emprendimiento o haciendo una compra. Además de mejorar la oferta buscamos generar conciencia y promover la participación de la ciudadanía que quiere apoyar la construcción de paz”, indicó el Secretario.

Compartir
shares