Personajes,
los-silleteros-se-preparan-con-meses-de-anticipacion
Laura Rosa Jiménez V
laura.jimenez@qhubo.com

Aunque aún falta para que los silleteros del corregimiento Santa Elena engalanen con sus obras de arte las calles de la ciudad, en esta zona de Medellín ya se están preparando para su salida triunfal, la misma que se gana aplausos y gritos a su paso.

Uno de los que desfila es Luis Eduardo Londoño, quien lleva 18 años haciendo silletas en su casa, oficio que aprendió de su padre. Este hombre, en la pequeña parcela que tiene en la vereda El Llano, en su huerta e invernadero ya sembró las flores que usará para su silleta. Otras las va a intercambiar con sus amigos.

En su invernadero, Luis Londoño ya ve cómo algunas de las flores que cultivó empiezan a florecer.
Esta fotografía la tiene exhibida en su casa, una finca silletera a la que llegan visitantes para aprender sobre su cultura y tradición.

“En la huerta hay algunas que están empezando a florecer: dalias, orquídeas y gladiolos que están en proceso. Adentro, en el invernadero, tengo crisantemos”, contó. Dice que lo más difícil para tener estas flores a punto han sido los días de lluvia que han azotado la región, porque “uno siembra las matas, y están ahí prendidas, pero se quedan recogidas; cuando hace verano se disparan”.

El gladiolo es quizás la flor más difícil de cultivar y por eso la siembran con 107 días de anticipación (más de 3 meses) y por grupos, cada uno con 8 días de diferencia. A esta no le han podido coger el tiempo exacto en que florece. Los 540 silleteros que en esta edición 62 participarán en el desfile por la avenida Regional, empezando en el puente Guayaquil y terminado en Plaza Mayor, ya están cotizando y buscando la madera que usarán para los marcos de sus obras, que en su gran mayoría son pino, balso y carreto. Toda es comprada en Medellín o Rionegro.

Londoño y los demás silleteros esperan que su labor no solo sea reconocida durante la Feria de las Flores, sino que les gustaría que la Administración los apoye durante todo el año para que su tradición no quede únicamente en las fotos que les toman cada año.

Compartir
shares