La Feria,

Los dos últimos días de Feria son para aplaudir

los-dos-ultimos-dias-de-feria-son-para-aplaudir
Ángel Orrego Arenas
angelor@elcolombiano.com.co

Autos clásicos y silleteros clausuran la celebración de diez días de fiesta. Estos son los detalles.

Lo vio tantas veces rodar como un carro común y corriente que se le hizo parte del paisaje. Posiblemente se montó en el de su tío, que era rojo o azul, ya no importa, para ir de paseo, y ahora que lo ve se le estruja el corazón, por los tantos recuerdos: el Renault 4 ya es un clásico, y lo verá desfilar este sábado en el Desfile de Autos Clásicos y Antiguos, que llega a su edición 24.

Es más, va en un lugar especial. En este 2019 el evento de carros se organizó alrededor de la celebración de los 50 años de la marca Renault-Sofasa en Colombia, que tiene su sede central en el municipio de Envigado y que ensambló el primer vehículo del país en 1970: precisamente el Renault 4.

Justo con este desfile se inicia el último fin de semana de la Feria de las Flores 2019, y al que hay sumarle el otro evento principal y tradicional:el Desfile de Silleteros, el domingo.
Ambas exhibiciones, que en conjunto suman 86 años de historia, reúnen alrededor de 1.600.000 de personas en las calles.

Para esta ocasión las dos presentarán sus formatos tradicionales en cuanto a organización y horarios. Sin embargo, hay novedades en el recorrido de los silleteros y, como ya se dijo, en la temática del de Autos. Vehículos considerados clásicos saldrán a rodar para conmemorar medio centenario de una industria que, a día de hoy, ensambla 15 modelos diferentes y ha producido alrededor de 1.300.000 carros. Entre todas las marcas, los clásicos y los antiguos, suman cerca de 300 autos.

Más niños y regreso al Río

En total, 550 silleteros harán parte de la edición 2019 de esta actividad que le dio inicio a la Feria hace 62 años. De esos, 80 serán niños, entre los 7 y los 12 años, que representan la manifestación silletera.

Esta mayor inclusión de la niñez, son 40 más que el año pasado, según la Alcaldía de Medellín, busca preservar la cultura motivando las nuevas generaciones a mantenerla en el tiempo.

Otra de las novedades es que los silleteros transitarán por la avenida del Río (desde el Puente de Guayaquil), recorrido que había sido desplazado desde hace tres años a la avenida Guayabal por las obras constructivas de Parques del Río.

Luis Alberto soñó con un desfile del que ya hace parte desde su primera edición

La palabra “coleccionista” es un término en el que no se debe encasillar a Luis Alberto Moreno, aficionado a los autos clásicos y quien presidió la Fundación Museo del Transporte durante ocho años. Según su explicación, se suele imaginar al coleccionista como un gran acumulador de carros, que no es su caso porque solo tiene tres. “Yo lo que colecciono es amigos conseguidos a través de esta afición donde uno tiene la oportunidad de conocer muchísimas personas con los mismos intereses”, dijo.

Luis Alberto Moreno junto a sus hijos Andrés y Pablo. Al lado un Pontiac de 1928.

Y es que desde hace 34 años le nació la pasión por los clásicos a Moreno luego de entablar amistad con otro aficionado. “Él iba a visitar en esa época a su recién esposa, que vivía al lado de mi suegra, y ahí nos conocimos y empezamos a compartir vivencias”.

Era 1989 cuando compró su primer carro, un Chevrolet Chevelle modelo 66 que atesoró y a partir del cual luego cofundaría el Club Clam (Clásicos y Antiguos de la Montaña), sociedad de amantes a los autos clásicos por medio de la cual el Automóvil Club de Medellín los invitó a realizar un desfile para conmemorar sus 50 años de existencia. Era 1995.

“Hicimos el desfile y de ahí nació el interés de realizarlo nuevamente en la Feria de las Flores”, expuso Moreno.

Recibieron el apoyo de EL COLOMBIANO, que incluso ayudó a publicitar la primera edición del desfile. Consiguieron patrocinios y lograron realizar con éxito el evento. Después de pagar deudas y reservar otro monto de dinero para el desfile del año siguiente, quedaron algunos excedentes económicos sin destino.

Autobianchi, modelo Bianchina de 1958

Resultó entonces que uno de los organizadores del evento también se desempeñaba como presidente de la junta de la Fundación Santiago Corazón, “él nos presentó la labor de la organización y nos pareció hermosísima. Desde ese año (1996) empezamos a hacer donaciones a esa entidad”, contó Moreno.

A día de hoy, el Desfile de Autos Clásicos y Antiguos ha donado cerca de $3.000 millones, tanto a Santiago Corazón como a otras entidades dedicadas al trabajo por las poblaciones vulnerables de la ciudad.

“Muchos de estos carros se la pasan todo el año guardados. Hay gente que no los usa sino solo para el desfile y es una oportunidad maravillosa poder ver estas joyas rodar”, resaltó Moreno.

El aficionado dio valor también a la cultura ciudadana que gira en torno al evento, haciendo hincapié en que la gente ha aprendido que no se trata de un jolgorio ni una fiesta, sino algo casi equiparable a un certamen de belleza, un museo en movimiento por la ciudad.

“Muy pocas ciudades del mundo se pueden dar el lujo de tener 300 autos antiguos rodando por las calles abiertas para que todo mundo lo pueda ver gratuitamente”, finalizó.

Aristides ha cargado su silleta 54 veces por las calles de Medellín

El próximo domingo 11 de agosto se celebrará en las calles de la ciudad el tradicional Desfile de Silleteros, evento que nació en 1957 y conmemorará 62 ediciones, de las cuales Aristides Ríos ha participado en 54.

Él, un campesino silletero de Santa Elena, rememora con nostalgia el tiempo en el que el recorrido pasaba por la avenida Oriental, en el Centro de Medellín, y la época en que vendía flores “menudiadas” en la extinta Plaza de Cisneros, ahora Parque de las Luces.

Aristides Ríos, silletero de Santa Elena, en su finca El Chagualo.

Con tan solo nueve años, Aristides llegaba todos los días a su puesto de venta. De 6:00 a.m. a 6:00 p.m. comerciaba los ramilletes de flores acompañado de un hermano mayor que a veces lo dejaba solo.

“Imagínese un niño de nueve añitos solo, lógicamente no era muy buen negociante”, cuenta Ríos.

Su comercio en la Plaza de Cisneros transcurrió hasta 1972, época para la cual Medellín comenzó una tecnificación industrial que terminaría por desplazar la venta de flores. “Había que dejar las flores allá y conseguir el pasaje para devolverse.

Cuando ya llegó la civilización y los grandes invernaderos de flores, el negocio empezó a decaer. Ese cambio que se vivió fue muy notable”, opinó el silletero que ahora siente gran felicidad al ver su finca repleta de turistas locales y extranjeros, que lo visitan por ser un referente en Santa Elena.

“Yo comerciaba con flores, pero no pensé que esto fuera a llegar tan lejos, que fuéramos a sostener una cultura durante 62 años, eso nunca lo imaginé”, afirmó.

Hoy, su finca El Chagualo es una de las 13 fincas silleteras que reseña la Corporación de Silleteros de Santa Elena como lugares insignia del territorio.

Turistas se congregan en El Chagualo para realizar recorridos por los campos de flores.

Allí Aristides cuenta con sembrados de flores endémicas e invernaderos donde cultiva la flor estátice: una pequeña planta que se usa para todos los tipos de silletas y que al tacto se siente como si estuviera hecha de papel.

Para la edición 2019 del Desfile, Aristides cuenta que, gracias a la gran afluencia de turistas en su finca, es difícil realizar la recolección de las flores para su silleta tradicional; misma categoría en la que ha participado siempre.

“He desfilado con silleta tradicional, es la madre del desfile. Hubo un momento en que pagaban para que uno se pasara de categoría, pero yo no quise pasarme porque tengo mística y amor por mi trabajo, no es por el dinero”, dice con convicción.

Representar a Antioquia ante el mundo, afirma, es su mayor orgullo y por lo que carga su silleta. Los aplausos son su motor y el respeto que le demuestra la gente lo motiva a dar cada paso.

“Tengo tanto agradecimiento hacia la flor. Yo veo una florecita y me le postro en tierra; primero a Dios y luego a la florecita que nos ha dado tan bellas vivencias”, concluyó.

ESTOS SON LOS RECORRIDOS QUE HARÁN LOS DESFILES

SI VA A ASISTIR, TENGA EN CUENTA

Compartir
shares