Personajes,

“Lo que estoy viviendo no es un sueño”: Luis Felipe Londoño Londoño

lo-que-estoy-viviendo-no-es-un-sueno-luis-felipe-londono-londono

Por Andrea Rendón

El ganador absoluto del Desfile de Silleteros cuenta cómo fue su proceso que lo llevó a ser el ganador, en qué se inspiró y sus planes para el futuro.

Luis Felipe Londoño obtuvo el título máximo en esta edición del Desfile de Silleteros, la cual se llevó a cabo en el estadio Atanasio Girardot. Él presentó una silleta en forma de chiva y acompañada de la frase: “que nuestro camino sea la fuerza, la fe y el amor”. Esto contó sobre la elaboración.

 

¿En qué se inspiró para construir esta silleta?

L. F.L.: La inspiración viene desde el año pasado, digamos que parte del concepto viene de la cultura silletera y este término trasciende a un montón de elementos de Santa Elena, entonces un día, me puse a hablar con mi primo Francisco, el ganador del año pasado y ahí surge esta idea, yo quería tener un carro en mi silleta y cuando empecé a plasmarlo en el computador no me quedaba bien. Entonces, tuve que replantear mi idea y pensé que quería algo que hubiera transportado el desarrollo del pueblo y que hubiera sacado muchos  de los productos que aquí se producen, y ahí surge la chiva y creo que fue una excelente decisión. 

Y la frase fue una construcción de familia, en la cual yo quería que tuviera la palabra fuerza y comenzamos a desarrollarla hasta que finalmente surgió: “que nuestro camino sea la fuerza, la fe y el amor”.

 

¿Cuánto se demoró en su elaboración?

L. F.L.: Tengo que ser muy sincero, es la silleta en la que menos me he demorado, el proceso tardó alrededor de 15 días, de los cuales los primero ocho me demoré entre cuatro horas por día, en la noche y la última semana hubo noches en las que no dormí porque estuve buscando flores, en la Placita de Flórez, para conseguir aquellas que no tenemos en la finca y algunas que son exóticas.

La última noche la pasé completamente en vela, a nosotros nos recogieron a las 6 de la mañana y literalmente me bañé para irme a Medellín.

 

¿Cuántas clases de flores podemos encontrar en la silleta?

L. F.L.: Alrededor de 15 variedades en las que se destacan los pinochos, que  son con los que está hecha en gran parte la chiva, tenemos también araucanas, margaritas, orquídeas, entre otras.

El valor de mi silleta oscila entre los dos millones de pesos.

 

¿Qué sintió  cuando lo declararon como ganador?

L. F.L.: Mis hermanos que ya habían tenido la oportunidad de ganar, ellos en la charla silletera cuentan que no creían lo que sentían y así me sentí yo, por fin soy el ganador absoluto y lo que estoy viviendo no es un sueño, es la realidad y es que después de  haber sido dos veces segundo, cinco veces tercero y haber sido descalificado en 2017 con una silleta mágica, que está en la memoria de todos los silletero, por fin recibir este premio es una alegría muy grande, entrar a ese selecto grupo es la sensación más impresionante de mi vida, pero también llegan ciertos recuerdos como la muerte de mi hermano Alejandro, que nos marcó a todos, la muerte de mi suegro en diciembre que fue una noticia muy dura y recordarlos a ellos porque siempre nos ayudaban con las silletas. Los tengo muy presentes.

También le agradezco a todo el equipo logístico de la finca.

 

¿Qué significó regresar al Desfile de Silleteros después de un año donde no se hizo de manera tradicional?

L. F.L.: Era una deuda que teníamos, yo sentía que me faltaba estar en la evaluación final de las silletas y más porque mi silleta quedó en casa, y eso fue bueno porque pudimos mostrarle a las personas lo que hacíamos. Pero estar en el estadio con los primos, los amigos y los vecinos, fue una felicidad muy grande, se sentía un ambiente muy feliz, un cosquilleo en el estómago.

 

Hablando un poco de lo que viene a futuro, ¿ya sabe con qué silleta participará el próximo año?

L. F.L.: Tengo como tres opciones porque a uno le van surgiendo ideas, pero aún no puedo contarlas, aunque ya le venimos trabajando a esto.

Esperamos que el próximo año haya 900.000 personas en el recorrido con nosotros, venimos recargados porque estamos felices.

Yo quiero ser un embajador de los silleteros, de los colombianos y que en el exterior se den cuenta de todo lo que tenemos para ofrecer.

Compartir
shares