Personajes,

El corazón de una harlista

el-corazon-de-una-harlista

Por Camila Duque

La historia de Gloria Tobón, una de las pocas mujeres piloto de motos Harley-Davidson en la ciudad, es una de amor por la velocidad y la adrenalina.

A Gloria le cuesta poner en palabras lo que siente cuando está rodando en su moto. Menciona la sensación de libertad, la velocidad que puede llegar a alcanzar en condiciones ideales, el dominio que tiene de su máquina y la admiración que esto genera en la gente que la ve montar en la calle. “Son todos esos detalles y vivencias que pueden parecer mínimas, pero que te llenan el espíritu”, concluye, finalmente.

Su fascinación con esta experiencia viene de tiempo atrás. Cuando estaba en la universidad, estudiando para ser abogada, también trabajaba y en ese corre corre, entre una cosa y la otra, decidió comprarse una moto para facilitar su vida. “Primero tuve una Kawasaki y después una TT 500, que es una grande. Yo fui super aventada en esa época, andaba de tacones y en una moto grandota”, cuenta entre risas. Unos años más tarde, cambió el casco por la seguridad de un carro, pero como asegura, “ese cuentico de las motos nunca te deja”.

“Yo soy abogada de profesión, pero motera de corazón”, Gloria Tobón

Volver a rodar

En efecto, tiempo después, fue con su esposo, quien es otro gomoso de las motos, a uno de los desfiles de Héroes de la Patria en una Feria de Flores. “Apenas vimos las Harley, hubo una conexión inmediata”, afirma. A la semana siguiente estaban saliendo de la tienda con su propia moto, listos para recorrer las calles de Colombia.

Desde entonces han pasado siete años y Gloria y su esposo, que cada uno maneja motos de cilindraje de hasta 1800cc, han adoptado por completo el estilo de vida de los harlistas, desde hacer comunidad con los demás dueños y participar en los eventos por diferentes ciudades de Colombia, hasta portar la indumentaria típica, algo que nunca pensó que haría. “Yo trabajé toda la vida en oficina y es un cambio muy drástico, pero le cogí el gusto a vestirme para la moto y a toda la parafernalia que involucra. Me encanta”, afirma.

Además de esto, los hoggers, término que viene de las siglas en inglés de grupo de dueños de Harley, son una comunidad unida que se expande por toda Colombia y que mantienen fuertes redes de contacto. La conforman pilotos y copilotos, en su mayoría hombres, aunque cada vez más mujeres se unen al grupo. “La cantidad de mujeres ha crecido muchísimo en los últimos años, pero siguen siendo pocas las que se atreven a manejar”, comenta Gloria.

Inclusive ella se sintió insegura al principio porque son motos grandes e intimidantes; sin embargo, dice, todo es cuestión de intentarlo. “Mi esposo me regaló un curso para que le perdiera el miedo a la moto, para poder salir a montar juntos. En la primera clase, el instructor me dijo que no había nada que enseñar, que me fuera a rodar”. Días de práctica más tarde, volvía a sentir la seguridad que sentía en sus motos de universitaria y desde entonces anima a las otras chicas del grupo para que le den la oportunidad.

“Creo que en los próximos años veremos a más mujeres como pilotos”, asegura la harlista.

Un homenaje en grande

Con motivo del desfile que se celebra hoy, Gloria reflexiona en lo que ha sido su experiencia participando en él: “Es un sentimiento muy bonito porque solo con el título de Héroes de la Patria ya tienes un sentimiento de agradecimiento y de solidaridad. Al estar ahí se siente la pasión de todos por el país. Y, si uno puede rendirles homenaje a estas personas haciendo algo que uno disfruta, es lo mejor”, afirma.

La décima versión del Desfile Héroes de la Patria tendrá lugar hoy a las 11:00 a.m. y saldrá de la tienda Harley-Davidson en el Parque Lleras. La ruta recorre la avenida El Poblado, San Juan, la avenida del Ferrocarril, la avenida Guayabal y regresa nuevamente a El Poblado por el puente de la 4 Sur.

Compartir
shares