Personajes,

Desde Normandía a la Feria de Flores

desde-normandia-a-la-feria-de-flores

Por Andrés Felipe Uribe

Dejarse sorprender por los paisas y su tradición, esa es la apuesta de este turista francés.

Con poncho, sombrero y comiendo sudado de carne en las afueras del estadio Atanasio Girardot se encontraba Thomas Cornett, un emprendedor francés de la región de Normandía, mientras esperaba el ingreso al desfile de silleteros, al lado de su novia y dos tías de ella. 

 

Cornett tuvo la oportunidad de conocer Medellín hace dos años, cuando desarrollaba un intercambio en una agencia de viajes por seis meses. Llegó en agosto de 2019, en plena Feria de Flores y la cultura le fascinó tanto que decidió regresar once meses después y en medio de la reactivación económica. 

 

“Cuando llegué la primera vez, vi el desfile de carros antiguos y me pareció increíble. La experiencia de la feria es muy linda, estuve muy contento de descubrir este evento”, cuenta. 

 

El 11 de noviembre de 2020 regresó a la ciudad con la idea de emprender en una agencia de turismo, pero también para ver a su novia Marcela Arboleda, quien aprovechó la oportunidad para mostrarle lo que no había podido apreciar hace dos años.

 

“Quería que viera cuáles son las costumbres de nosotros en la feria, cuáles eventos nos gustan. Y quería traerlo al Desfile de Silleteros porque se ve el espíritu montañero de nosotros. Yo soy de Altavista. Entonces me conecto mucho con lo que hacen en Santa Elena”, dice Arboleda. 

 

La cazuela, el chicharrón y ajiaco son las comidas favoritas de Thomas y las que más ha disfrutado por estos días. Así mismo el desfile de bicicletas en esta edición se convirtió en unos de sus favoritos y de los que más había disfrutado. 

 

“La verdad es un gran placer porque estamos viviendo otra vez un renacimiento literal después de este año blanco entre comillas. Una Feria de Flores representa el contacto humano, encuentros y descubrimientos para mí desde el punto de vista cultural. Siempre es un placer reunirnos y adaptarnos a las condiciones de bioseguridad”, manifiesta Cornett. 

 

También era la primera vez que iba a disfrutar del Desfile de Silleteros. Y su sorpresa iba a ser mayor puesto que no conocía las silletas ni en imágenes solo a través de las palabras de su pareja. 

 

“Quería sorprenderme. Me comentaron que es un evento que no se puede perder y que tiene muchísima importancia para la ciudad y un símbolo para Colombia”, cuenta el turista, mientras disfruta de su sudado y define su expectativa ante el desfile: “ Va a ser bien bacano como dicen aquí”.

Compartir
shares