La Feria,

Cerveza artesanal, otra opción en la feria

cerveza-artesanal-otra-opcion-en-la-feria

El exceso de alcohol es perjudicial para la salud. Ley 30 de 1986. Prohíbase el expendio de bebidas embriagantes a menores de edad y mujeres embarazadas. Ley 124 de 1994.

Por Andrés Felipe Uribe

La variedad de olores y sabores son dos de las particularidades de esta bebida que cada vez tiene más acogida en el público paisa.

Julián Gaviria, ingeniero de telecomunicaciones y fundador de la cerveza artesanal Abadía, descubrió el particular sabor en un viaje a Bogotá en 2008. Uno de sus amigos lo invitó a un bar que administraba un argentino, y al probar los productos se sorprendió de la calidad de la cerveza, pero su sorpresa fue aún mayor cuando se enteró que la fabricaban en Colombia y que se podía hacer en casa.

 

“Era algo totalmente diferente a lo que había probado. Nos han hecho creer que tenemos las mejores cervezas, pero nada más alejado de la realidad. Yo quedé enamorado, y tuve la oportunidad de viajar a Brasil e hice un curso allá, no sabía portugués, pero era tanta el ansia que me metí en ese cuento”, relata Gaviria.

 

Por su parte, David Ramírez, socio cofundador de Cervecería Artesanal 4S, comenzó con sus amigos elaborando cerveza artesanal como pasatiempo y para disfrute de su círculo social más cercano. Durante cinco años, al lado de diez compañeros de la universidad, se reunían para experimentar con los sabores y procesos. La cerveza recibió muy buenas críticas de sus allegados y decidieron comercializarla.

 

“Arrancamos a hacer cerveza por diversión, nos inquietaba, queríamos aprender. Y cada vez íbamos mejorando lo que hacíamos, empezamos a hacer estilos diferentes y a modificarla.  Al final era algo solo de nosotros y queríamos que otras personas lo probaran, y decidimos dar ese paso”, apunta Ramirez.

 

Dedicarse a la elaboración de este producto fue una decisión que en ambos cerveceros fue un motivo para salir de una rutina del trabajo de oficina y de emprender con algo que los apasionaba. Y en especial de mostrar una diversidad que no estaba disponible en la ciudad, pero que en los últimos años ha tenido un público cada vez mayor.

 

Para Gaviria, es innegable que hay un boom de la cerveza artesanal y que hay muchas personas que se están motivando a realizar las bebidas en casa, sea por la riqueza que hay detrás de la elaboración o por las facilidades del Gobierno para emprender en este tipo de negocios. “Al menos durante esta pandemia es más fácil legalizarse y hay mucha oferta de cursos para especializarse en la elaboración de esta clase de bebidas, afirma.

  

Así mismo Ramirez ha visto un aumento de las personas que se dedican a este arte, “cuando empezamos como hobbie, había como tres cervecerías artesanales o cuatro, y una que otra persona haciéndola en la casa. Yo creo que en Medellín y en el área metropolitana podrían haber fácilmente 70 cervecerías artesanales, y hay mucho más interés de los consumidores”.

 

Y ese auge también está relacionado con el arte que hay detrás de la bebida.  La utilización de los cuatro productos básicos de toda cerveza como el agua, malta cebada, lúpulo y levadura. Así como su mezcla y fermentación hacen de este un asunto de paciencia y cultivo para obtener una bebida al gusto de cada persona.

 

Es algo demasiado bonito tomarse una cerveza hecha por uno y darle a otras personas, y no es tan difícil.  Hoy en día hay cursos, y proveedores que venden en pequeñas cantidades materia prima para hacer en casa . También hay que tomar el riesgo de probar algo nuevo”, dice Ramirez.

 

Al ser un proceso más natural y menos industrial los colores, sabores y aromas también son más diversos y saludables. “Si quiere probar algo diferente, prueba una cerveza artesanal, no se quede con lo tradicional”, es la frase que Julián Gaviria tiene para quienes dudan de probarla, puesto que la variedad y riqueza de las cervezas artesanales también está comenzando a ser codiciada por turistas.

Además de degustar un producto hecho en la ciudad, tomar una cerveza artesanal también es conocer la fauna, flora y lugares del departamento, puesto que en las etiquetas de algunas cervecerías, como 4S, se pueden encontrar lugares de la ciudad para redescubrir. 

Compartir
shares