Cultura, La Feria

Aprender trova, un arte profesional y personal

aprender-trova-un-arte-profesional-y-personal

Por Andrés Felipe Uribe

Los versos improvisados no son un arte menor, sino una disciplina que requiere de tiempo y dedicación.

La espontaneidad y repentismo de las trovas siempre deleitan al público local y a turistas durante la Feria de las Flores, pero detrás de ello hay años de trabajo. En Medellín y en el departamento existen varios docentes y escuelas de trovas donde se prepara para conocer todo sobre este arte paisa.

Si le interesa aprender a trovar pero no quiere subirse a los grandes escenarios, educarse en esta forma de improvisación no le servirá únicamente para deleitar un público sino para desarrollar habilidades sociales. 

“El 50 % de los alumnos que tengo en la escuela son profesionales de otras áreas que estudiaron trova porque quieren mejorar su condición profesional y personal. En cuanto a autoestima, oratoria,  recursividad y creatividad", afirma Juan Felipe Salazar, docente de trova del Laboratorio del Verso Improvisado. 

En las clases se desarrollan capacidades de escucha, conversación y la capacidad de respuesta que necesita todo trovador, pero que también varias personas buscan para mejorar sus relaciones interpersonales. 

Este arte está compuesto por tres pilares fundamentales, métrica, rima y construcción de la trova, con Juan Felipe Salazar realizamos una lista sobre estos y otros aspectos para iniciarse en la trova.

1. Contar las sílabas de nuestras oraciones.

La métrica es la medida de los versos. En la trova los versos tienen ocho sílabas, por lo que es octosílabo. El primer consejo es empezar a contar las sílabas de nuestras oraciones y darse cuenta que la mayoría de frases en nuestra lengua están compuestas por ese número.

Ejemplo: Mamá deme la comida.

Para memorizar esta fórmula, Salazar recomienda contar todas nuestras frases y cantarlas, hasta que se vuelva mecánico.

2. Jugar con rimas. 

La utilización de ellas es esencial en la trova, pero se debe tener en cuenta que se deben rimar las vocales, no toda la rima. Ejemplo: Carro y aparato. A esto se le llama rima asonante y es la que se debe utilizar. Si rimamos carro con tarro, sería una rima consonante, y esta no se permite.

Se recomienda jugar el tradicional stop, pero en vez de buscar nombres, apellidos y animales por una letra, se buscan por una rima, por ejemplo arro. Así se amplía el banco de rimas.

3. Pensar en el final.

Es uno de los grandes secretos de los trovadores. Para crear una buena trova primero se piensa en el final, y a ese final se acomodan los otros tres versos, puesto que este es el que más impacto causa en las personas.

4. Tener conocimiento general.

Los trovadores son personas muy informadas y letradas por lo que deben leer, ver noticias, enterarse de la realidad nacional e internacional para tener cultura general, ya que no saben cuándo los van a poner a hablar de cualquier tema. 

5. Estar interesado.

La regla de oro de cualquier arte es tener ganas de aprender y ser disciplinado y constante en lo que se hace, sino hay ganas e interés poco se puede aprender.

Compartir
shares