Cultura,

¿A dónde van las flores de Colombia?

a-donde-van-las-flores-de-colombia

Por Camila Duque

El segundo exportador de flores en el mundo le apuesta a diversificar su portafolio de clientes y se expande hacia nuevos horizontes, más allá de Norteamérica.

Regalar flores durante las ocasiones especiales es una costumbre que se expande alrededor del mundo. Así, cuando se acercan fechas como el Día de la Madre o San Valentín, Colombia se vuelve protagonista en Estados Unidos y Europa, que son los dos principales importadores de flores nacionales. Sin embargo, poco se habla de lo que sucede con esta industria el resto del año o cuáles son las otras naciones compradoras que ayudan a posicionar a Colombia como el segundo exportador de flores frescas cortadas, después de los Países Bajos.

“El patrón de las exportaciones es bastante estable”, cuenta Diego Alejandro González, gerente de Cultivos Sayonara. Durante el primer semestre las ventas se mantienen altas gracias a las celebraciones mencionadas anteriormente. Sin embargo, una vez llega el verano al norte empieza la época más dura, “El consumidor prefiere estar afuera o salir de vacaciones, y las temperaturas altas afectan la durabilidad de las flores”, comenta González. Finalizando el segundo semestre, las ventas vuelven a subir con la fiesta de Acción de Gracias y Navidad, y empieza el ciclo nuevamente.

Diversificación

Este patrón se ha establecido de esta manera porque tradicionalmente Estados Unidos ha sido el mayor cliente de Colombia, con una cuota del mercado que alcanzó a representar más del 90 % de las exportaciones. No obstante, en años recientes, el país le ha apostado a expandirse a otras regiones y en 2020, por ejemplo, Japón fue el segundo comprador más importante, con el 4 % de participación, según Asocolflores.

“Hemos subido de posición en muchos terrenos porque le apostamos a la productividad. Los cultivos se están tecnificando y mejorando sus procesos con reingeniería, buscamos variedades más resistentes con las hibridaciones”, comenta el floricultor antioqueño. Esto ha hecho que Colombia se vuelva un país muy atractivo en el mercado internacional porque, además de un buen producto, tiene precios muy competitivos. “En los últimos años hemos podido llegar a Australia, que es un logro muy importante para la floricultura nacional”, agrega.

Las flores que más exporta Antioquia son los crisantemos o pompones, a EE. UU., Canadá, Reino Unido y Chile; y las hortensias a EE. UU., Canadá, Países Bajos, Corea del Sur, Rusia y Japón.

Hacia el futuro

En los próximos años, en la industria nacional se espera fortaleccer el comercio electrónico para facilitar aún más la llegada de las flores hasta el cliente final, como se ha logrado con las ventas de los ramos en los almacenes de grandes superficies. De esta manera también se podrá aprovechar el crecimiento que ha tenido la industria a causa de la pandemia. “A diferencia de otros sectores, la floricultura se ha beneficiado porque, al estar obligados a pasar más tiempo en casa, las personas quieren tener espacios más agradables y recurren a las flores”, explica González. Incluso, una vez pase la pandemia, se espera que la demanda se mantenga de manera prolongada, lo cual beneficia mucho a Colombia, “Quien entra en contacto con las flores, generalmente sigue siendo consumidor”, agrega. Después de todo, es difícil resistirse a su encanto.

Compartir
shares