En Los Barrios,

En época de feria, el corregimiento de San Cristóbal también tiene muchas flores que ofrecerle a la ciudad. Aquí, a unos cuantos minutos del centro de la ciudad, hay un museo de flores.

Para llegar solo hay que ir a la vereda La Cuchilla, de este corregimiento ubicado en la zona centro occidental de la ciudad, donde queda la finca que lleva por nombre Museo Vivo de las Flores. Doña Ofelia Correa Vélez es la responsable del lugar.

Desde que era muy niña, cuando estaba apenas en primaria, sus padres le enseñaron a cultivar flores. Eso ha hecho toda su vida y las ha vendido para sobrevivir. Desde muy chiquita les cogió amor a las plantas y dice que no hay nada más lindo en la vida que cultivarlas.

En cada una se ve el amor que les pone y por eso un conocido le dio la idea de convertir su jardín en un museo vivo.

“El lugar se volvió museo hace apenas 10 años. Un líder que había en San Cristóbal, pero que ya no está, Wiliam Román, me decía que no las vendiera, que trajera bastante gente para que las admiraran como si fuera el jardín botánico”, recuerda.

 

Flores y más flores

Más de 3000 plantas de unas 300 especies diferentes se abren ante los ojos de quienes llegan a la finca.

Suculentas, cactus, geranios, novios, curazaos, pensamientos, gérberas, cientos de especies están sembradas en las materas más insospechadas: cabezas de muñecas, sillas, zapatos, guitarras, ollas, carretas viejas, teléfonos, cafeteras, llantas y todo lo que sea que le regalen a doña Ofelia o que ella se encuentre.

Estas flores están ubicadas en los corredores de la finca. Y más abajo, en un extenso terreno cubierto por un techo de plásticos transparentes, hay más plantas, algunas de especies que muy pocos han visto.

La idea es que estén protegidas de la lluvias, que son lo que más maltrata las flores.

 

Más cuidados

Estos nos son los únicos cuidados que doña Ofelia les da a las matas.

“Me levanto a las 4:00 a.m. y termino de regarlas a eso de las 10:00 a.m. Eso lo hago todo los días, menos con las suculentas y las orquídeas, que a ellas hay que echarles agua cada 8 días”, cuenta.

Y añade que el amor y la dedicación son los otros secretos para que siempre estén lindas: “si vos tenés una planta y no la mirás, no la acariciás y no le hablás, no te florece”, relata Ofelia, quien hasta regaña a las flores que se ponen “feas”.

“Ellas como que me oyen. Cuando a mí me operaron, que me quedé 4 días sin ir a verlas, se pusieron como tristes, feas, y cuando volví ya se pusieron alegres, bonitas”, agrega la mujer que dice que el otro secreto está en escucharlas y estar pendiente de ellas. “El jardín es esquivo, no es donde uno quiera tener la flor, sino donde a ellas les guste”.

Por ahora, a los 70 años, dice que aún tiene ánimos para seguir pendiente de sus plantas, cuidarlas, verlas florecer y, si se puede, conseguir más.

La entrada al museo cuesta solo 5.000 pesos y quienes vayan a visitarlo también pueden, si se antojan, comprar algunas.

Aunque ella asegura desprenderse de sus matas no es tarea fácil.

“Cuando vienen a comprar las flores me provoca arrepentirme, es que las quiere uno como si fueran las hijas”, cuenta.

3000
plantas aproximadamente
tiene reunidas en su finca doña Ofelia.

Rutas agro y culturales por San Cristóbal

Desde hace varios años la Red de Turismo de San Cristóbal viene promocionando las rutas agro y culturales del corregimiento.

Se trata de cuatro diferentes rutas por las que los visitantes pueden descubrir los espacios y la cultura que alberga San Cristóbal.

La ruta Granjas y bosques incluye actividades de senderismo, agroturismo, entre otras.

Con la ruta Cultura, arte y tradiciones, los visitantes pueden ir a exposiciones y visitar sitios patrimoniales y tradicionales.

La tercera ruta es Turisancristóbal, incluye actividades de senderismo, visitas a restaurantes , entre otros.

Y la ruta Flores, colores y aromas tiene actividades como visitas a viveros, caminata por cultivos de flores y visitas a fincas como la de doña Ofelia y más.

Para más información de estas rutas puede llamar al 316 4744295.

Compartir
shares