La Feria,

Fauna y Flora para acercar a la ciudad y la cátedra

Daniel Cardona Henao

danielch@elcolombiano.com.co

El arte le costaba regaños a Lucelly Ramírez en los primeros años de su vida. Los escritorios de madera tallados, en su colegio en El Peñol, eran el motivo para que los profesores desaprobaran su actitud a pesar de que, dice, hacía dibujos que merecían admiración.

Aún así, en la casa siempre la animaron a que siguiera su vena artística porque su madre era amante de tocar el piano y la guitarra. Los genes no se discuten. Ella, guiada por su instinto, estudiór Artes Plásticas en Bellas Artes y forjó el camino que hoy la tiene enamorada de la vida.

Incluso, como directora del departamento de Fomento Artístico de la Universidad de Medellín se ha permitido atraer a varios estudiantes para que proyecten sus trabajos. Pero su labor más importante, asegura, ha sido acercar estos talentos a las temas de ciudad como, por ejemplo, la Feria de Flores, que culminará el próximo domingo 12 de agosto.

Hace 12 años tomó la decisión de disponer del salón de artes del claustro educativo, al lado de la biblioteca, para que durante el mes de la festividad se haga una exposición con una temática de la naturaleza. Para este 2018 se decantó por elaborar pájaros y flores, en un ecosistema a escala que representa la biodiversidad que hay en la universidad.

“Todas las mañanas, a eso de las 6:30, se presenta un concierto de canarios en el árbol del bloque cinco y es un hecho completamente hermoso, entonces este año nos inspiramos en eso y pusimos 320 pájaros (uno por especie) sobre el paisaje que vemos en la U”, expresa la directora, quien también es la responsable de la elaboración de gran parte de la exhibición.

Con nueve cuadros de óleo sobre lienzo con estas aves, una obra de un pájaro carpintero en un material llamado arenón (piedras blancas que se pintan) y el ya mencionado paisaje —que cuenta con un follaje natural que necesita de una preparación previa de 15 días— se nutre esta exposición, la cual durará hasta el 29 de agosto y atrae toda clase de visitantes.

Sobre todo, admite Lucelly, llegan pensionados y extranjeros, quienes le han reconocido su admiración por hacer una ambientación exacta de la fauna y la flora sin necesidad de recurrir al maltrato animal encerrándolos en un hábitat no correspondiente.

Otros como Laura Gómez, proveniente de Bogotá, se dejan seducir por el encanto de la representación exacta de los paisajes. “Es increíble que logren incorporar sonidos con el trabajo puntilloso de Lucelly y los otros artistas —tres profesores más de la universidad—, es una magnífica obra de arte y hasta ya encargué una de las pinturas”, narra la capitalina con orgullo.

Mientras tanto, los estudiantes se acercan también en su rato libre y observan con curiosidad lo expuesto en el salón de artes. Camilo González se sorprende al ver el talento que tienen los docentes de su institución y resalta que se pueda abrir la puerta de la U para las otras personas: “Es necesario que el arte, la cátedra y la gente se acerquen”.

Esta misma idea la comparte Lucelly, quien insiste en que seguirá dedicando sus días a que las condiciones artísticas de la U. de M. tengan conexión con los temas de ciudad, como la Feria de las Flores, y se aporte a que la cara cultural de Medellín ayude a romper los estigmas que pesan sobre la ciudad.

 

Compartir
shares